La primera maratón es un hito que marca tu vida. No es solo una cuestión de cruzar la línea final después de 42.195 metros; es el reflejo de un viaje que ha implicado incontables horas de entrenamiento, sacrificios personales, y una priorización constante de metas. Se trata de esos momentos inesperados en el camino que ponen a prueba nuestra capacidad de adaptación y resiliencia.

De manera similar, cada paso en mi carrera profesional ha estado marcado por esta persistencia. La vida, como el deporte, es una herramienta que fortalece la inteligencia emocional, eleva la autoestima y cimenta la credibilidad en uno mismo. Es transformadora, mostrándonos que incluso en la adversidad, podemos encontrar sanación y crecimiento.

La tenacidad que se requiere para terminar un maratón es la misma que me impulsa en mi carrera.

Solo alrededor de un 0.5% de la población completa un maratón anualmente, y este dato habla de la excepcionalidad del compromiso requerido. Esa resolución es la que me ha permitido llevar a cabo proyectos con éxito y superar desafíos profesionales complejos.

Soy una convencida de que siempre podemos ir más allá de lo que creemos posible. 💫

Agradezco a todos aquellos que han sido parte de mi trayectoria y han creído en mí, especialmente a aquellos que, como Schneider Electric, nos inspiran a superar nuestros propios límites.

Aplaudamos nuestras conquistas, valoremos las pruebas y miremos con fe hacia lo que vendrá.

Hagamos que cada día cuente.